18.7.17

Penny Bernath dictó el Seminario Internacional de Aikido


Este evento internacional fue organizado por la Asociación Cordobesa de Aikido y se desarrolló durante el fin de semana con más de cien participantes. 

El sábado y domingo se realizó el Seminario Internacional de Aikido en la sede Sindicato de SMATA, fue dictado por Shihan Penny Bernath, oriunda de Florida, Estados Unidos. Dicho evento fue organizado por la Asociación Cordobesa de Aikido.

“Shinhan”, significa “maestro de maestros”, título que posee en el aikido, Penny Bernath, invitada de la asociación para dictar el seminario.

Uno de los motivos por los que la institución decidió invitar a la Shihan es debido a la violencia que se está viviendo en el país y en el mundo.

“Con el aikido se puede aprender formas de evitar esas situaciones. Es un gran aporte que podemos hacer hacia la sociedad”, expresa el presidente de la Asociación Cordobesa de Aikido.

“Asistieron más de un centenar de practicantes oriundos de desde Neuquén, Buenos Aires, Mendoza, Catamarca, La Rioja y dojos de la ciudad de Córdoba, Río Cuarto y San Francisco al Seminario Internacional de Aikido”, agrega el presidente.

El aikido es un arte marcial originaria de Japón. Su creador, Morihei Ueshiba, pensó y creó esta disciplina luego de que terminara la 2º Guerra Mundial: “¿Cómo hacer para defendernos y no crear más agresión? Se desarma el ataque con la fuerza del oponente”, explica Carmen Cisterna, secretaria de la Asociación Cordobesa de Aikido.


“Uno aprende a defenderse sin necesidad de atacar usando la fuerza del oponente por eso es novedosa y atractiva”, agrega Carmen a la definición del aikido.

Shinhan Penny Bernath, viajó por primera vez a Córdoba, Argentina para dictar este seminario.

“Hay muy buena calidad de aikido en el país y todo esto ha superado mis expectativas, estoy verdaderamente feliz de estar aquí y haber conocido Córdoba”, declaró Penny Bernath.

Esta disciplina es muy útil para la educación, tanto en adultos como en niños. Los buenos valores y las buenas maneras se van aprendiendo junto con la familia.

“Se busca crear un espacio y un ambiente seguro, donde los chicos se sientan respetados y escuchados. De este modo se crea un sentido de comunidad dentro del aikido”, sostiene.


La Shinhan, cuenta que en su país, el aikido está establecido como una materia extra curricular, donde un transporte se encarga de llevar a los alumnos al dojo, realizan muchas actividades durante los fines de semana, y que el lugar de práctica está abierto durante las vacaciones.

“De manera que siempre tienen un lugar seguro donde ir, estar y practicar”, asegura. 
Los niños crecen dentro de esa estructura de seguridad y de contención.

Esta disciplina propone, prácticas y dinámicas que desarrollen y fomenten en los niños valores.

Penny Bernath cuenta algunos ejemplos: “Utilizamos una especie de tarjeta con objetivos mensuales  lo largo de ese mes, se trata de llevar esos principios del aikido afuera del tatami”, explica.

“Para nosotros es muy importante mantener el vínculo con los padres de cada niño. La tarjeta es una excusa para explicarle de qué se trata y puedan aplicar ese principio juntos”, agregó.

“Y cuando los niños son muy pequeños, son los padres quienes escriben en las tarjetas. De este modo se aseguran que los padres participen aun si el niño no sabe expresarse”, añade.

Intentan que estas tarjetas sean atractivas visualmente, incluso con alguna ilustración: “Entonces los chicos quieren hasta coleccionar las tarjetas”, cuenta, y agrega: “Además lo lindo es que cuando ponen esas tarjetas en las paredes, los padres pueden ver escrito lo que los chicos tienen para decir. Fortaleciendo el sentido de comunidad dentro del aikido”.


Así quedan vinculados la escuela, el dojo y la familia.

También tienen un programa de “mentores”, entonces  los alumnos tienen siempre a alguien de mayor edad como referente.

Basado en su trayectoria, Penny Bernath considera muy positiva la inclusión del aikido en las escuelas porque genera un equilibrio en el niño.

“Volviendo al ejemplo de las tarjetas, durante las horas de clases, se habla sobre el tema, generándose un intercambio entre los alumnos”, explica.

El aikido es una disciplina no competitiva, por tal motivo los chicos que son más inquietos encuentran espacios de contención y los que son más tranquilos, puedan: “Fortalecerse y ganar confianza sin necesidad de estar compitiendo”.

“A su vez, para el niño que tiene cuestiones en su conducta, el aikido lo ayuda a encontrar su centro. Aprende que no hay confrontación, se trata de ayudarse unos a otros”, asegura.


“Una de las grandes cosas que tiene el aikido, es que todos encuentran su lugar desde su manera de ser y desde su naturaleza” cierra Shihan Penny Bernath.

Si querés sumarte a este arte marcial podes encontrar más información:

Casa Central: Av. Vélez Sarsfield 910 - Nueva Córdoba

Teléfono:0351 156503560

Web: http://aikidoaikido.com.ar/




0 comentarios :